sábado, 18 de septiembre de 2010

Paseo: Valença do Minho, La Guardia, Monte Santa Tecla.

¡Que una imagen vale más que mil palabras es metira!

BAJEL PEREGRINO

Inmensa muralla de pálidas sombras,
pequeñas ventanas de tímido aliento.
¿A dónde viaja la blanca gaviota?
¿En qué pasadizo detendrá su vuelo?

Poblado encantado de soñadas formas,
Piedras, y pensares, y siglos dormidos.
¡En qué bella estancia se ocultan las horas!
Un árbol se eleva cual mudo testigo.

Y arriba en la cima, se escuchan las olas,
la mar palpitando, la espuma revuelta,
el alma gozando de tales rapsodas.
Concierto dichoso, jugando en la niebla.

Fatigado vuelo el del ave, que torna
templado, valiente, de vuelta al camino.
Murmuran pausadas las líquidas ondas,
portando en sus alas, bajel peregrino.

Por el pentagrama nocturno asoman,
preludio al nacer de las dulces estrellas,
las rosadas nubes que los ojos nombran.
Sonata de tarde; el alma navega.

¡Qué bellas las luces! ¡Qué dedos las tocan!
Poemas de versos grandes, escogidos
de entre la materia que la tierra brota.
TTú, eres poeta, bajel, peregrino.
                                   (Gilberta)













12 comentarios:

  1. ¿Por qué siempre me haces temblar el alma?
    Se me vienen versos a los dedos, pero me los aguanto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡No te aguntes los versos!!! Los necesito.

    ResponderEliminar
  3. TT
    Yo no te puedo enviar nada, pero si me gustaría que mis pinceles retrataran el alma de esos paisages como tu lo haces con tu cámara.
    Desde el Miño, hasta el monte Santa Tecla, he estado esperando la aparición de la Repú, pero no, no quiere salir, esperaré a que pronto nos ilumine con su imagen........

    ResponderEliminar
  4. TT

    Yo me permití robarte las fotos y añadirle la música que propuso Manolo, aquí está el resultado, si anónimo hubiese traído los versos hubiese añadido su lectura a la música y a las imágenes, pero todo se puede rectificar si es que los trae.

    http://www.youtube.com/watch?v=AR3rrz0Qogk

    Un abrazo

    Carmen54

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Carmen, el vídeo ha quedado precioso. Gracias por poner luz y sentimiento a mis fotos. Con los versos de anónimo y tu voz sería fantástico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ricardovegajou, ¿quién eres? Tengo fotos de La Repu para empapelar la cruz del Valle de los Caídos. No es que sea guapo, sino que desde que ve que voy a apretar el dedo se coloca delante. Sin embargo no las pongo aquí a no ser que el afectado me lo pida.

    ResponderEliminar
  7. TT
    Soy Francisco y no tengo la menor idea del porqué salió esa palabreja, pero eso que ha salido más arriba es escrito por un servidor.

    ResponderEliminar
  8. TT

    Esas palabras son muy hermosas y ciertamente brillan por sí solas. Pero la unión hace la fuerza. Palabra, imagen y música, lo prometido es deuda y me pongo a la tarea.

    Carmen54

    ResponderEliminar
  9. No es mentira.
    Pero en este caso las palabras de sequoya rivalizan con la hermosura de tus fotografias.

    Hermosas palabras secuoya. Me han llegado tan profundo que se me han saltado las lágrimas. Porque lo curioso es que yo tambien me detuve en ese ave que atraviesa los cielos, sola, pero posiblemente feliz de poder realizar el vuelo entre tanta belleza.

    Un beso muy grande para los dos poetas: TT y Sequoya.

    Tambien doy mi enhorabuena a Carmen. He visto su trabajo y es fantástico.

    Luna

    ResponderEliminar
  10. Luna,
    Gracias. De verdad. Hemos tenido nuestras diferencias, que ahora, como no escribes en el blog, no podemos contrastarlas. Pero sé que eres sincera y sensible. Creo que tenemos todos que poner un poquitín de nuestra parte, para establecer el diálogo. Yo lo intento cada día. Si no, no podemos cambiar las cosas que están mal.
    Me alegro haber tenido contigo una confluencia de sentimientos con el ave. Me alegro, de verdad.
    Un saludo, Luna. Y gracias.
    No sé si firmar G. o Sequoya. Es lo mismo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué dos mujeres más grandes! Yo sé que serán grandes amigas, es imposible no serlo cuando son depositarias de tantos sentimientos. Un abrazo grande a las dos.

    ResponderEliminar